miércoles, 19 de noviembre de 2014

Mejorando el chip

Cambiar el chip, pensar en blanco, y descubrir nuevas formas de evasión.
Supongo que la mayoría de los que corremos u hacemos deporte nos ha tocado alguna vez un parón obligado y no solo por descansar (que se debería) si no por  una lesión.

Me puedo permitir el lujo de decir que este año he perdido la cuenta de los km que he corrido, subido y bajado (mentira, soy un tikismikis lo tengo todo apuntado con todo lujo de detalles y observaciones) y puedo sentirme afortunado de haber completado con éxito el 90% de los retos sin una lesión o molestia que no fueran las secuelas típicas después de un gran esfuerzo. He entrenado como, cuanto y cuando he querido y esto si que es un LUJO, aunque no sin el esfuerzo que supone compaginar la vida de mortal con la de runner. Vamos que ni una molestia para toda la cañita que me he dado este año, para mí, como humilde amateur del medio hacia atrás en el pelotón ya es mucho.


No me ha frenado la montaña, todo lo contrario, pero sí la ciudad y como me decía Alberto Bayod en un comentario de facebook va a ser verdad que el asfalto me da alergia.... alergia no, me gusta también correr en asfalto no lo puedo negar, pero coincide que después de tropecientosmil kms. de roca, tierra, arena, hierba, barro e incluso nieve la Diagonal de Barcelona me regale un grado 2 para el tobillo tiene delito.
Solución?? Accion-reacción. Que tengo que parar??, ok. pues paro, descanso todo el tiempo que me haga falta pero siempre teniendo claro que lo único que me va a dar este parón es beneficios, que sí, que es una putada no salir a correr, a entrenar,  pero lo que tengo que saber es que necesito el cuerpo en perfecto estado para seguir haciéndolo, para seguir soñando en hacer cosas y proponerme retos. Creo que ese es el pensamiento correcto para afrontar un parón obligado, el contrarió solo te llevaría a la desesperación y la angustia, al mal humor de no poder disfrutar lo que te gusta, o de volver a caer a primeras de cambio.


De todas formas a veces es muy difícil, muy complicado lidiar en estas situaciones pero, a cada maestrillo su librillo y si bien es cierto que mis pensamientos estando lesionado son positivos, también, es cierto que tengo otro truco para no llegar a desesperarme,,, lo que me apetece, sin presiones, sin obligaciones y siempre como lo siento..... lo escribo.

Un abrazo y al loro con los bordillos!

6 comentarios:

  1. joer, pues sí que es mala suerte ese tipo de lesión en asfalto. Los bordillos son traicioneros, que ya conozco algún caso de un metatarso jodido al subir o bajarlos después de meterse 5.000 metros de desnivel. ¡¡ánimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!! Creo que la solución es una casita en la montaña.... (solución o sueño, jejejeje) Saludos!

      Eliminar
  2. Mucha animos y una pronta y satisfactoria recuperacion "tikismikis" jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo controlado, todo apuntado apuntado, todo planiicado... en dos días corriendo..
      Un abrazote!!

      Eliminar
  3. De momento en los años que llevo corriendo, que ya son un montón, no he tenido que hacer un parón obligado de más de una semana pero creo que en el caso de que llegue algún día mi fortaleza mental no será tan buena y positiva como la tuya, y seguro escribiría cosas más negativas.
    Pero bueno de todo y de todos se aprende, animo y en poco tiempo recuperado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que si escribes cosas negativas... Estés consiguiendo echarlas fuera y realmente te quedes con las buenas.... Aún asi, la teoría suele ser fácil.... Un abrazo!!!

      Eliminar